Menu 

Los reyes magos… ¿Son los padres? 27 comentarios Videos de Humor | 05 ene 2015

Aprovechando que es el dia de reyes vamos a recordar este divertido corto con ese momento en el que a un padre le toca desvelarle a su hijo que los reyes magos son los padres. No creo que todos los niños sean tan cabroncetes como el de este video (o eso espero). Muy bueno!
  • Compartir en Facebook

27 Comentarios para “ Los reyes magos… ¿Son los padres? ”

  1. KING69691 enero 6, 2011

    JAAAAAAAAAAAAAAAAJJAJAJA BUENISIMOOOOOOOOOOO

  2. muy wenooo jajaja

  3. Adrián enero 6, 2011

    Que bueno macho, me he descojonado de risa.Vamos que al
    final da de entender que sera el proximo asesino de la
    katana.jejej. que por cierto lo de la traduccion cambiar “tree wise
    mans/tree magi” por “santa”. no se no se.

  4. Albertoo enero 6, 2011

    ajajajja muy buenoo

  5. Así debía de ser Torrente en su infancia jajajjajjajjaja, menudo cabrón!!!

  6. UpTheIrons enero 6, 2011

    ENORME… que gran corto, que risa.

  7. Daniel P. enero 6, 2011

    jajajaaj…genial…hijo de satanas..

  8. elizabeth leal enero 6, 2011

    Pesimo de muy mal gusto,

  9. Angel(español) enero 6, 2011

    pues a mi no me gusta solo salen tacos

  10. yamahita enero 7, 2011

    joder y por q creeis q la pagina se llama malgusto?? esq
    sois de un cortito algunos……….

  11. yamahita enero 7, 2011

    esta muy wapo malgusto

  12. eduardo enero 7, 2011

    el video es un diez, pero ese niñato un 11! jajajaj muy currados los dialogos si señor,

  13. eduardo enero 8, 2011

    esta clarisimo, el tal antonio gonzalez vazquez lo creo de
    cara al publico español utilizando los españoles reyes magos,
    (bueno ya se que uno es de africa y otro de asia) y fuera lo
    traducen para entenderlo como el gordaco que explota gnomos en la
    helada siberia. insisto, un 10 el corto. un 11 ese niñato jejej
    salu2!

  14. joder! un niño de 10 años que conoce “la navaja de Ockham”!! para que luego digan que la educación está mal… jajajjajajaja

    rezad por no tener un hijo así!!!

  15. muy bueno, ese acento español, me a gustado mucho no pare de reir, muy bueno de verdad

  16. pffffffffff malísimo, te arrancaré lash enfrañash, que linda relación

  17. UpTheIrons enero 5, 2015

    que recuerdos xD esto es muy viejo… pero muy bueno xD

  18. cagada enero 5, 2015

    Y el humor??? una cagada realmente, a seguir practicando

  19. ¡¡¡¡¡¡AHORA SÍ QUE NO TENGO DUDAS!!!!!!

    ESTA SI ES UNA EXPLICACION BONITA SOBRE LOS REYES MAGOS

    Y SI NO OS GUSTA, PUES QUE LE VAMOS A HACER.

    Los Reyes Magos son verdad.

    Apenas su padre se había sentado al llegar a casa, dispuesto a
    escucharle como todos los días lo que su hija le contaba de sus
    actividades en el colegio, cuando ésta en voz algo baja, como con
    miedo, le dijo:
    – ¿Papá?
    – Sí, hija, cuéntame .
    – Oye, quiero… que me digas la verdad .
    – Claro, hija. Siempre te la digo -respondió el padre un poco sorprendido
    – Es que… -titubeó Blanca.
    – Dime, hija, dime.
    – Papá, ¿existen los Reyes Magos?
    El padre de Blanca se quedó mudo, miró a su mujer, intentando
    descubrir el origen de aquella pregunta, pero sólo pudo ver un rostro
    tan sorprendido como el suyo que le miraba igualmente.
    – Las niñas dicen que son los padres. ¿Es verdad?
    La nueva pregunta de Blanca le obligó a volver la mirada hacia la niña
    y tragando saliva le dijo:
    – ¿Y tú qué crees, hija?
    – Yo no se, papá: que sí y que no. Por un lado me parece que sí que
    existen porque tú no me engañas; pero, como las niñas dicen eso.
    – Mira, hija, efectivamente son los padres los que ponen los regalos
    pero…
    – ¿Entonces es verdad? -cortó la niña con los ojos humedecidos-. ¡Me
    habéis engañado!
    – No, mira, nunca te hemos engañado porque los Reyes Magos sí que
    existen -respondió el padre cogiendo con sus dos manos la cara de
    Blanca .
    – Entonces no lo entiendo. papá.

    – Siéntate, Blanquita, y escucha esta historia que te voy a contar
    porque ya ha llegado la hora de que puedas comprenderla -dijo el
    padre, mientras señalaba con la mano el asiento a su lado.

    Blanca se sentó entre sus padres ansiosa de escuchar cualquier cosa
    que le sacase de su duda, y su padre se dispuso a narrar lo que para
    él debió de ser la verdadera historia de los Reyes Magos:

    – Cuando el Niño Jesus nació, tres Reyes que venían de Oriente guiados
    por una gran estrella se acercaron al Portal para adorarle. Le
    llevaron regalos en prueba de amor y respeto, y el Niño se puso tan
    contento y parecía tan feliz que el más anciano de los Reyes, Melchor,
    dijo:
    – ¡Es maravilloso ver tan feliz a un niño! Deberíamos llevar regalos a
    todos los niños del mundo y ver lo felices que serían.
    – ¡Oh, sí! -exclamó Gaspar-. Es una buena idea, pero es muy difícil de
    hacer. No seremos capaces de poder llevar regalos a tantos millones de
    niños como hay en el mundo.
    Baltasar, el tercero de los Reyes, que estaba escuchando a sus dos
    compañeros con cara de alegría, comentó:
    – Es verdad que sería fantástico, pero Gaspar tiene razón y, aunque
    somos magos, ya somos ancianos y nos resultaría muy difícil poder
    recorrer el mundo entero entregando regalos a todos los niños. Pero
    sería tan bonito.
    Los tres Reyes se pusieron muy tristes al pensar que no podrían
    realizar su deseo. Y el Niño Jesús, que desde su pobre cunita parecía
    escucharles muy atento, sonrió y la voz de Dios se escuchó en el
    Portal:
    – Sois muy buenos, queridos Reyes Magos, y os agradezco vuestros
    regalos. Voy a ayudaros a realizar vuestro hermoso deseo. Decidme:
    ¿qué necesitáis para poder llevar regalos a todos los niños?
    – ¡Oh, Señor! -dijeron los tres Reyes postrándose de rodillas.
    Necesitaríamos millones y millones de pajes, casi uno para cada niño
    que pudieran llevar al mismo tiempo a cada casa nuestros regalos,
    pero. no podemos tener tantos pajes., no existen tantos.
    – No os preocupéis por eso -dijo Dios-. Yo os voy a dar, no uno sino
    dos pajes para cada niño que hay en el mundo.
    – ¡Sería fantástico! Pero, ¿cómo es posible? -dijeron a la vez los
    tres Reyes Magos con cara de sorpresa y admiración.
    – Decidme, ¿no es verdad que los pajes que os gustaría tener deben
    querer mucho a los niños? -preguntó Dios.
    – Sí, claro, eso es fundamental – asistieron los tres Reyes.
    – Y, ¿verdad que esos pajes deberían conocer muy bien los deseos de los
    niños?
    – Sí, sí. Eso es lo que exigiríamos a un paje -respondieron cada vez
    más entusiasmados los tres.
    – Pues decidme, queridos Reyes: ¿hay alguien que quiera más a los
    niños y los conozca mejor que sus propios padres?
    Los tres Reyes se miraron asintiendo y empezando a comprender lo que
    Dios estaba planeando, cuando la voz de nuevo se volvió a oír:
    – Puesto que así lo habéis querido y para que en nombre de los Tres
    Reyes Magos de Oriente todos los niños del mundo reciban algunos
    regalos, YO, ordeno que en Navidad, conmemorando estos momentos, todos
    los padres se conviertan en vuestros pajes, y que en vuestro nombre, y
    de vuestra parte regalen a sus hijos los regalos que deseen. También
    ordeno que, mientras los niños sean pequeños, la entrega de regalos se
    haga como si la hicieran los propios Reyes Magos. Pero cuando los
    niños sean suficientemente mayores para entender esto, los padres les
    contarán esta historia y a partir de entonces, en todas las Navidades,
    los niños harán también regalos a sus padres en prueba de cariño. Y,
    alrededor del Belén, recordarán que gracias a los Tres Reyes Magos
    todos son más felices.

    Cuando el padre de Blanca hubo terminado de contar esta historia, la
    niña se levantó y dando un beso a sus padres dijo:
    – Ahora sí que lo entiendo todo papá.. Y estoy muy contenta de saber
    que me queréis y que no me habéis engañado.

    Y corriendo, se dirigió a su cuarto, regresando con su hucha en la
    mano mientras decía:
    – No sé si tendré bastante para compraros algún regalo, pero para el
    año que viene ya guardaré más dinero.

    Y todos se abrazaron mientras, a buen seguro, desde el Cielo, tres
    Reyes Magos contemplaban la escena tremendamente satisfechos.

    ¡¡¡Feliz Navidad desde todas las partes del mundo!!! Y ya sabes que si
    reenvías este correo a todos tus amigos con hijos o sobrinos se
    cumplirán todos tus deseos.

  20. IZKARIOTE enero 6, 2015

    jajjajajjaja…. y esperen a que se entere de lo de Dios!!!!

  21. JAJAJAJAJA Ya Había visto el vídeo, pero como gusto volver a verlo. Javier me recuerda al gordito de Eric Cartman de South Park.
    VIRIATO, que buenisimo cuento, gracias por compartirlo.

  22. Miguelito enero 6, 2015

    Analizandolo desde un punto de vista filosofico y racional, si mi hijo me hablase asi, juro que lo parto a patadas.

  23. VIRIATO
    “Es maravilloso ver tan feliz a un niño! Deberíamos llevar regalos a todos los niños del mundo y ver lo felices que serían.”

    Suponiendo que el argumento es válido…
    El niño Jesús recien nacido alegre por los regalos? Vayanse a la *****.

  24. Markinhos enero 6, 2015

    Es un corto que se basa en decir palabrotas para intentar sacar la risa, al menos a mí no me ha funcionado y me ha disgustado bastante. Para oir sandeces de un tipo, perfiero oirlas de los políticos, que por lo menos deciden el futuro del país en el que vivo y no las “idas de pinza” del tal Alberto González Vázquez

    A mí me gusta más este corto, que sí que es corto y original:

  25. zuperbarcia enero 6, 2015

    totalmente de acuerdo MIGUELITO

  26. josele enero 6, 2015

    Mi nombre es Jose y solo quiero decir que me habeis jodido la vida, a mis 36 años y viendo el corto me acabo de enterar de que los reyes magos no existen……. snif,snif,snif.

  27. charlyo enero 7, 2015

    VIRIATO, otro ignorante que pone a Dios delante de cualquier respuesta. Primero dame una prueba de que este ente exista y luego me creeré cualquier historia sobre él.

Acceder Agrega un comentario ( Invitado )

(*)

(no será publicado) (*)